Mi cesta : 0 producto
Total : Gratis
Su cesta esta vacia!
actualizar
comprar

Limpieza facial, parte II: LA EXFOLIACIÓN

Escrito por María José Peidro el . Publicado en Belleza

La limpieza diaria, como comentamos en el post anterior, es esencial para lucir un cutis fresco;

pero sólo con esto no es suficiente para que nuestro rostro luzca radiante, es necesario realizar una limpieza en profundidad una vez por semana.

La exfoliación proporciona múltiples beneficios: permite la oxigenación de la piel que ayuda a disminuir la apariencia de cansancio, al mismo tiempo que retrasa la aparición de arrugas y aporta luminosidad. La exfoliación, además elimina acné y puntos negros dejando una piel suave y limpia pero fundamentalmente favorece la regeneración celular que fortalece y promueve su elasticidad. 

Date un capricho, elige tu momento del día para cuidarte y relajarte. Debes de tener la piel limpia, libre de maquillaje e impurezas. Utiliza para ello nuestra Solución micelar con la ayuda de un algodón o disco desmaquillante.

Una vez limpia y humeda, aplica nuestro Gel Exfoliante formulado con vino de la variedad bobal y partículas de pepita de uva.

El vino de la variedad bobal posee polifenoles (Resveratrol) y alfa-hidroxiácidos, como el ácido láctico, el tartárico y el glicólico procedentes de la fermentación de la uva.

Éstos producen un efecto modulador de la exfoliación, eliminan el estrato superficial de la piel a la vez que producen su reemplazo progresivo.

El micronizado de pepita de uva contiene un elevado porcentaje en polifenoles. Mejora la circulación facial, alisa la piel y fundamentalmente prepara nuestro cutis para una mejor absorción de nuestros principios activos.

Se trata de una solución de gránulo fino que no irrita la piel, elimina por completo las células muertas y puntos negros. Lo puedes usar de 1-2 veces por semana según tu tipo de piel.

Aplícalo con movimientos circulares por todo el rostro y cuello, incidiendo más en la zona T que es donde mas exceso de grasa e impurezas se acumulan. Déjalo actuar unos minutos y a continuación aclara con agua tibia.

Para un mejor resultado aplica con un algodón la solución micelar para retirar cualquier resto de producto. Finalmente hidrata tu rostro con La crema.

Verás como con sólo una aplicación tu piel está más suave, radiante y juvenil, al mismo tiempo que favoreces la regeneración celular retrasando los signos del envejecimiento.

Espero que os haya servido de ayuda, nos vemos pronto!!!

Gracias...  

María José

 

 

Etiquetas: belleza salud consejos productos facial tratamientos

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usuarlo. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más sobre las cookies que utilizamos vea nuestro Política de cookies.Aceptar